El internet de las cosas: un esbozo del futuro

Cuando hablamos de revolución tecnológica, la noción del Internet de las Cosas, o Internet of Things – IoT, en inglés, es uno de los temas principales. Y no es difícil entender por qué. Sus posibilidades son, prácticamente, innumerables, como transformar nuestra relación con la tecnología, cambiar el modo en que interactuamos con el mundo e, incluso, el modo en que el mundo interactúa con nosotros y consigo mismo.

Es un concepto capaz de cambiar no sólo la forma en que vivimos, sino también la manera en que trabajamos. Por ello, si estás interesado en este tema, en este breve artículo te hablamos más sobre él:

¿Qué es el Internet de las Cosas (IoT)?

De una forma simple: el internet de las cosas es el modo como las cosas están conectadas y se comunican entre sí y con el usuario, a través de sensores inteligentes y software que transmiten datos a una red. Como si se tratara de un gran sistema nervioso, que permite el intercambio de información entre dos o más puntos. El resultado de esto es un planeta más inteligente y sensible.

Pero ¿de qué “cosas” estamos hablando? La respuesta es cualquier cosa. Desde un reloj o una nevera, hasta coches, máquinas, ordenadores y smartphones. Cualquier utensilio que puedas imaginar puede, teóricamente, entrar en el mundo de la Internet de las Cosas. Por ello, es considerado como un mar de posibilidades para el desarrollo tecnológico venidero.

La verdad es que el internet de las cosas permite un sinfín de oportunidades y conexiones, muchas de las cuales no podemos imaginar ni comprender su impacto en la actualidad. No es difícil darse cuenta de por qué este asunto está siendo tan comentado en la actualidad, lo que sin duda abre las puertas a muchas oportunidades, pero también un gran número de desafíos.