7 consejos esenciales para la fotografía de conciertos

La música en vivo puede ser un reto para fotografiar, especialmente en interiores. Hay que lidiar con muchos movimientos rápidos y erráticos, y por lo general la iluminación es muy baja. Y para empeorar las cosas, muchos lugares no permiten el uso de flash. Pero eso no quiere decir que sea imposible: armado con los ajustes correctos, no hay razón para que no puedas salir con tiros de esa roca.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de grabar conciertos es lo que se puede y no se puede hacer. Antes de comenzar el evento, consulte con el personal del lugar de celebración y los organizadores del evento para ver si puede utilizar flash. A veces, en eventos más grandes (como festivales) usted puede salirse con la suya, pero a menudo lugares más pequeños y más íntimos no lo permiten, ya que puede distraer a la banda e interrumpir a la multitud.

Comprueba también el tiempo durante el que puedes disparar; los nombres más grandes tienden a hacer cumplir una regla de las “tres primeras canciones”, que sólo permite a los fotógrafos disparar al principio del concierto, pero las reglas son diferentes según el lugar en el que estés disparando. Los lugares más pequeños a menudo te dejarán irte toda la noche.

Con tanto que pensar, desde una iluminación variada hasta quién se mueve, dónde y qué escenarios usar, rodar un concierto es un verdadero reto, pero también puede ser muy divertido.

1. Dispara rápido

Necesita un objetivo gran angular, especialmente en lugares pequeños, ya que no podrá retroceder debido a la afluencia de público. Lo ideal es que también necesite una lente “rápida”, que le permita disparar con poca luz y con un ISO bajo. Usamos una Nikon 14-24mm f/2.8 y una Nikon 70-200mm f/2.8

2. Abre el objetivo

En el modo Manual, ajuste la apertura más amplia del objetivo para que entre la mayor cantidad de luz posible; esto le permitirá establecer una velocidad de obturación lo suficientemente rápida como para congelar cualquier movimiento. Siempre que sea posible, intente mantener la velocidad de obturación por encima de 1/125 seg.

3. Ajusta los ISO correctamente

Con la apertura y la velocidad de obturación ajustadas, necesitará ajustar la ISO para asegurar una exposición correcta. Cuanto más oscuro sea el lugar, más alto debe ser el ISO. Mientras haya algo de luz ambiental, y luces de escenario más brillantes, debería ser capaz de salirse con la suya con un ajuste ISO de entre 1600-3200.

4. Controla el enfoque

Cuando se utiliza una apertura muy amplia, es esencial un enfoque preciso. Utilice la selección manual del punto AF para mantener el enfoque exactamente donde lo desee, como en una cara o en un instrumento. Mueva el punto AF con las teclas de flecha situadas en la parte posterior de la cámara.

5. Espera a la luz

Esperar la luz correcta es una habilidad clave. La iluminación escénica es muy variada y puede ser muy colorida y dramática, pero cambia constantemente. Observa cómo cambian las luces y trata de cronometrar tus tomas para capturar la mejor o más dramática iluminación.

6. Encuentra tu ángulo

La composición lo es todo. Encuentra el ángulo que mejor se adapte a tu sujeto (aunque a menudo estarás restringido a la parte delantera del escenario, mirando hacia arriba). Intente inclinar la cámara para obtener una sensación más dinámica y utilice instrumentos y soportes de micrófono para dirigir el ojo del espectador hacia la imagen.

7. Evita obstrucciones

La banda está ahí para tocar, no para ser fotografiada, así que su equipo a menudo se interpondrá en el camino. Los culpables más comunes son los pedestales de micrófono y los altavoces. Esté atento a estos y colóquese a un lado de ellos para que pueda ver claramente a los miembros de la banda. Esto a menudo requiere paciencia, ya que los músicos raramente se quedan quietos. En caso de duda, enmarque su tiro primero, y luego espere a que se muevan desde detrás del micrófono.